Verdaderamente no se quisiera motivar tragos amargos a algunos hombres y mujeres que integran el gabinete municipal del presidente municipal, pero legalmente quien calla se convierte en cómplice y como la sagrada misión de informar es dar cuenta a la sociedad de lo que sucede en la misma, aparte de que debe ser vocera del pueblo que no tiene un medio para manifestar su problemática, no hay más que contar que después del 2º. Informe de Gobierno de Luis Armando Colunga González comenzara el reclamo por qué directa e indirectamente se ha dejado de cumplirle al pueblo, que a loa fecha todo transcurra calladamente eso es muestra de que Charcas es amante de la tranquilidad, del trabajo que permita ganarse el pan de cada día en santa paz y de evitar enfrentamientos estériles con la autoridad, pero no se dice que el pueblo carece de cerebro, mas bien espera los tiempos y las formas para cobrarse cuentas y como se terminó el momento de ir para arriba y para arriba, hay que prepararse para la bajada que lleva a la realidad de que el pueblo que hoy te alaba mañana te maldice, por aquello de que cada quien cosecha lo que siembra, ¿ Así con eso o falta más texto ?...

LO peculiar del alcalde de Charcas, es que no quiere o noi puede imponer su autoridad, con lo que por el lado de las personas  con poder económico, no todas, sigue siendo un hombre bien intencionado  y que ha cumplido con su deber de servir a esta tierra minera, pero para la mayoría de su equipo de colaboradores habla mucho en público, pero actua poco como responsable de llevar el barco a puerto seguro y con eso comenzara a pagar los platos rotos que han dañado a quienes ni lo ven , ni lo oyen, en eso de atender sus indicaciones, y sus asesores que necesitan quien los asesore lo van dejando mo9rir solo---

LO peor de todo es que el edil permita que le estén fallando…

Y DESPUES, le seguimos.