El emblemático reloj de la parroquia que duro sin funcionar más de 15 años y que gracias a la iniciativa de un grupo de ciudadanos que conformaron un patronato para que reparar el reloj y de nueva cuenta este volviera a funcionar.

 

Después de solicitar el permiso a las autoridades eclesiásticas para repararlo se procedió a formar un patronato para buscar recursos para que este volviera a funcionar, ya que la tarea no era nada fácil pues la simple compostura ascendía a más de 90 mil pesos, pero los dirigentes de relojes continentales les hicieron un atractivo descuento, quedando a 77 mil pesos la compostura.

Este patronato estuvo integrado por el señor Genaro Herrera, Reyes Escaname y Abraham Buenrostro, entre otras más personas que de manera voluntaria se unieron a este proyecto con el firme propósito de que el reloj de nueva cuenta volviera a funcionar el cual, desde el 18 de julio en que los técnicos de relojes continentales acudieron a repararlo, al siguiente día de nueva cuenta se volvieron a escuchar las campanadas que marcaban la hora exacta.

Entre otras actividades el patronato llevo a cabo la rifa de una motocicleta, mientras que personas que residen en la unión americana también estuvieron contribuyendo con recursos económicos para que el reloj volviera a funcionar.

Entre otras cosas se llevó a cabo la rifa de un vehículo por personas que radican en la unión americana y la venta de los boletos fueron entregados al patronato como cooperación para la reparación.

Después de un largo caminar de nueva cuenta el reloj se encuentra funcionando como en sus mejores tiempos el cual tuvo un costo de 77 mil pesos, gracias a la iniciativa de este grupo de ciudadanos que no buscan el protagonismo, lo único que buscan es mejoras para este municipio.