Ante la apatía de las autoridades municipales y sobre todo los departamentos involucrados en los permisos para extender publicidad política o de cualquier especie en las pintas de las paredes de la cabecera municipal, con el tiempo se convierte en una contaminación visual al no ser retirada como lo establece los reglamentos cuando se trata de organizaciones políticas.

 

Se conceptualiza que un anuncio se clasifica en permanente renovable en un año, provisional para aquellos anuncios que no excedan de ocho meses y provisional no debe pasar de un mes. En este caso, la Organización Política denominada Antorcha Campesina, por toda la cabecera municipal tiene pintas de eventos ya pasados que cumplieron su cometido de lo que anuncian y que los vecinos y los transeúntes ya visualizaron por lo que es fastidioso para ellos tener este tipo de contaminación visual.

Otro aspecto que no consideran las autoridades, es que ningún anuncio sobre las paredes no debe pasar del quince por ciento del inmueble y los existentes abarcan toda la pared de los inmuebles en donde anuncian.

De igual forma, no se cumple con los requisitos para poner un anuncio, entre ellos, tener por escrito el permiso del propietario, el permiso del Ayuntamiento, los recibos de pagos por el anuncio, el compromiso de retirar la publicidad terminado el tiempo que se otorga el permiso.