POR: Eduardo Veyan Gómez

Recientemente la visita del actor estadounidense Leonardo DiCaprio y su encuentro con el presidente de México han tenido un efecto  similar a un arma de doble filo.

 

Por un lado y de buena fé, la visita del actor sirvó para poder darle un poco más de reflector al gravísimo problema por el que pasa la especie en muy crítico peligro de extinctión.

Por otro lado funcionó más para los objetivos publicitarios y anti-antipopularidad del poder ejecutivo y su gobierno federal para mediáticamente distraer la atención de los mexicanos de éste y otros asuntos de  verdadera importancia nacional.

Lamentablemente mientras la impunidad y corrupción sigan desenfrenadas y fuera de control, no se logrará tener éxito en algún esfuerzo de conservación, trátese de la especie de la que se trate.

Mientras el poder corruptor del dinero y la delincuencia organizada en las autoridades prevalezcan, difícilmente se logará tener buenas noticias para la Vaquita Marina. Esto debido a que la falta de vigilancia y aplicación estricta de la ley, por mas de tres décadas han permitido la captura y muerte de nuestro pequeño y endémico mamífero marino mexicano.

No permitamos que siga la destrucción de nuestro ecosistema, nuestro país y nuestro mundo. No hay refaccionarias  de la naturaleza. Hagamos conciencia de la importancia que tiene el cuidado ambiental y sus consecuencias en la vida humana. Como igualmente la vida humana y sus consecuencias en la naturaleza. Evita ser parte y reduce tu consume y contaminación. Divulga, comunica e informa.Gracias.