Coco Zavala
Autor: Coco Zavala
Email:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Consultora Mindfulness
Coco Zavala tiene especialidad en justicia alternativa, practicas restaurativas, sistema penal acusatorio, competencias y habilidades de mediador, sabiduría para curarse del sufrimiento y consultora de Mindfulness Transpersonal.
Más artículos...

“Nunca visites panteones, ni llenes tumbas de flores;

Llena de amor corazones…en vida hermano…en vida”

Ana María Rabatté

 

En México, país de gran mosaico pluricultural, cuyo festejo a la muerte ha sido declarado por la Unesco Patrimonio Histórico Inmaterial de la Humanidad, el origen del Día de Muertos puede ubicarse en Mesoamérica, durante la época prehispánica, cuando pueblos como el purépecha, mexica o la civilización maya honraban a sus ancestros realizado diferentes rituales y ofrendas. Según la creencia, el tipo de muerte se relacionaba con el paraíso que les tocaba. Celebración que se llevaba a cabo aún antes de la llegada de los españoles.

José Guadalupe Posada fue un extraordinario dibujante y grabador mexicano, nacido en Aguascalientes en el año de 1852, y a quien se atribuye la creación de la “Calavera Garbancera”, a la cual después el pintor Diego Rivera, admirador de la obra de Posada pintó el cuerpo de la que posteriormente fue denominada “Catrina” que hoy es una figura emblemática en el festejo del Día de Muertos. (Fuente: Wikipedia)

Y surge la gran paradoja, los mexicanos nos reímos de la muerte y la celebramos, para ocultar el miedo que se tiene de enfrentarse a ella, y es que hemos desarrollado una gran capacidad de vivir como si la muerte no fuese algo real o en todo caso algo que le puede suceder a otros pero no a mí, y ello trae a mi mente un texto de Steve Jobs : “Recordar que moriré pronto es la herramienta más importante que he tenido para tomar grandes decisiones en mi vida. Porque casi todo (todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el miedo a la vergüenza o al fracaso), simplemente desaparecen ante la cara de la muerte, y solo te queda lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar caer en la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo: no hay razón para no seguir lo que te dicta tu corazón.”

Tratar de ignorar la muerte, solo sirve para generar una carga de estrés, que nos priva de vivir a plenitud; aceptar la muerte es simplemente admitir que estamos vivos con todo lo que ello conlleva, tomemos conciencia por tanto del regalo que tenemos y aprovechémoslo al máximo.