Coco Zavala
Autor: Coco Zavala
Email:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Consultora Mindfulness
Coco Zavala tiene especialidad en justicia alternativa, practicas restaurativas, sistema penal acusatorio, competencias y habilidades de mediador, sabiduría para curarse del sufrimiento y consultora de Mindfulness Transpersonal.
Más artículos...

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos

La vida es una rutina, una lenta agonía.

Sin crisis no hay méritos.

Albert Einstein

 

Había una vez un carpintero que estaba a punto de jubilarse. El hombre había trabajado toda su vida con el mismo arquitecto, quien le indicaba siempre qué trabajo hacer. Había hecho durante años las mismas cosas, seguido la misma rutina, que por fin había llegado su último día de trabajo, y el carpintero estaba inmensamente feliz, por fin dejaría su aburrido trabajo y se dedicaría a descansar. Cuando llegó el momento de hablar con su jefe, éste le pidió un último favor. 

- ¿Podrías construir la última casa? ….. Luego te daré tu retiro. 

- ¿Es muy grande el trabajo? – preguntó el carpintero en un tono de fastidio.

- Puedes construir la casa como quieras, la dejo a tu gusto, puedes hacerla pequeña o también grande, puedes construirla con el confort y las comodidades que desees, en esta labor no te pondré ni tiempo ni te daré un plano, tú ya sabes de construcción y yo te tengo la confianza suficiente para no tener que supervisar tu trabajo. 

El carpintero cansado de la rutina de su trabajo, de mala gana aceptó la construcción de esa casa, pensando para si mismo….será su última casa y luego la libertad de no tener más que levantarse temprano, no llegar cansado los viernes, tampoco esperar las vacaciones, porque estaría siempre de vacaciones, sería dueño de su tiempo.

Construyó la casa muy pequeña, martilló los clavos de mala gana, colocó las ventanas sin prolijidad y cuando creyó conveniente llamó al arquitecto; con un poco de temor a que la viera demasiado fea lo esperó en la puerta mostrándose apurado.

Pero el hombre lo sorprendió, le pidió las llaves de la puerta, cuando el carpintero se las entregó el hombre se las volvió a dar, y tomándole la mano, mirándolo a los ojos, le dijo:

- Estas son las llaves de tu casa, sé que nunca pudiste hacer la tuya, éste es mi regalo por tu lealtad y los años de servicio. Lamento que no la hayas hecho como te la merecías, tu casa debería ser más bonita.

Autor Anónimo

Elegir realizar actividades de manera cotidiana, como por ejemplo el ejercicio, me lleva a obtener como objetivo llevar una vida saludable; manejar el auto rumbo al trabajo por la ruta de más fácil acceso, me permite optimizar tiempo; y no me causa problema porque estoy eligiendo de una manera consciente y lo disfruto; pero ¿qué pasa cuando el cansancio y el aburrimiento llegan a nuestra vida convirtiendo ésta en algo mecánico, en algo sin disfrute, en una rutina?

Pues sucede lo que al carpintero del cuento, que por dejar de disfrutar lo que hacía, de divertirse, de ser creativo, de encontrarle color y sabor a su trabajo, construyó en su presente lo que sería su futuro, porque el problema no es hacer las mismas cosas, sino de la actitud que se toma frente a ellas.

Y esta reflexión nos invita a tomar conciencia y revisar que actitud tomamos ante la vida, la pareja, el trabajo….y retomar ese toque, esa chispa que nos permita mantener viva la llama de la creatividad y la diversión, antítesis de la rutina.

¿qué os sugiere éste cuento? A veces construimos nuestras vidas de manera distraída, sin poner lo mejor de nosotros. La rutina nos envuelve y pasamos "por encima" de las cosas día a día. Muchas veces, hacemos el esfuerzo mínimo o no prestamos la atención necesaria.. entonces, de repente un día, vemos la situación que hemos creado y descubrimos que las cosas andan torcidas..como la casa imperfecta. Sí lo hubiéramos notado antes, lo habríamos hecho diferente ¿alguna vez os ha pasado?

 

Sería genial conseguir actuar siempre como si estuviésemos "construyendo nuestra casa".

La vida es como un proyecto de "hágalo-usted-mismo". Tu vida, ahora, es el resultado de tus actitudes y elecciones del pasado. Podemos hacer reformas y restaurar nuestra casa ¡Tu vida de mañana será el resultado de tus actitudes y elecciones de hoy! No podemos cambiar el pasado.. pero podemos aprender de él y  construir en nuestro presente un mejor futuro.